Casa comprometida

 El edificio, situado en el corazón del pueblo de Saint-Nicolas de Véroce, fue construido por un arquitecto de Saint-Nicolas. Se quiso trabajar con materiales tradicionales de la zona (granito de Mont Blanc, tejas tavaillon, madera mélèze…) para permitir que el edificio se integrase perfectamente en la arquitectura local y desarrollase la economía de la región.

El propietario, amante de este lugar, viene desde su infancia al pueblo de Saint-Nicolas de Véroce, y decidió abrir establecimientos para crear lugares para compartir entre todos.

Vivir en el corazón de la zona del Mont-Blanc es una suerte, pero para que estos magníficos paisajes mantengan toda su belleza, Armancette Hôtel, Chalets & Spa contribuye a reducir su huella medioambiental.

NUESTROS COMPROMISOS MEDIOAMBIENTALES

  • Unisoap: los jabones utilizados en el hotel los recicla la asociación: se transforman y entregan a grupos desfavorecidos de Francia y en el extranjero para así ofrecer acceso a la higiene.
  • Zero Waste: en un proceso de cero desechos, cero despilfarro, Armancette Hôtel, Chalets & Spa dispone de compostador eléctrico. El compost sirve como abono o fertilizante para las plantaciones de los empleados y del pueblo.
  • Zéro Plastique: para eliminar el uso de plásticos de un solo uso, servimos a nuestros clientes el agua microfiltrada de la montaña en botellas de cristal. Las pajitas del bar son de bambú, las servilletas reciclables y las tarjetas para abrir las habitaciones son de madera de avellano.
  • Para ayudar a la supervivencia de las abejas, hemos plantado flores melíferas en nuestros jardines para que se alimenten y de reproduzcan. Próximamente instalaremos colmenas con este mismo objetivo y así, crear nuestra propia miel.
  • Nuestro garaje «obra de arte» dispone de cargadores eléctricos compatibles con todas las marcas de coches y BTTAE.

NUESTROS COMPROMISOS LOCALES

  • Armancette Hôtel, Chalets & Spa favorece los circuitos cortos al trabajar con productos frescos y de temporada procedentes de productores locales.
  • La apertura de la panadería/salón de té ha recreado un comercio y un lugar de vida para el pueblo, donde todos pueden reunirse y degustar nuestros panes y repostería casera.